Llamado así no en forma despectiva, sino como contraposición a los llamados “Tiempos Fuertes” de Navidad y Pascua.
Ocupa la mayor parte de los días del año y se contemplan los demás misterios de la vida adulta de Cristo.
Este tiempo se divide en dos: entre Navidad y Cuaresma el primero, y entre Pascua y Adviento el segundo.

Actualmente no hay publicaciones en esta categoría.