El año litúrgico se ve intercalado por la celebración de los Santos, donde el pueblo cristiano contempla en ellos los misterios de Cristo.
La Iglesia contempla en los santos las maravillas que Dios obra ellos, como exégesis vivas y estimulantes del Evangelio y, al mismo tiempo, honra su memoria y acude a su intercesión.

Actualmente no hay publicaciones en esta categoría.