Conocido como “Antiphona ad offertorium”, es un canto, del propio de la Misa, que acompañaba la presentación de las ofrendas, una vez cantado el Credo y hechas las preces de los fieles.