Conocido como “Antífona ad introitum”, es el canto con el que comienza la celebración de la Misa.
Se compone de una antífona, cada día distinta, y una serie de versículos de salmo que se van intercalando mientras dura la procesión de entrada.