Christus factus est

Esta pieza es probablemente la más conocida y una de las obras maestras del repertorio gregoriano.

El texto es tomado de la carta de San Pablo a los Filipenses y se canta entre la segunda lectura y el evangelio de la celebración del Domingo de Ramos y del Viernes Santo, día de la muerte de Jesucristo.

Tiene dos partes claramente definidas: un “corpus” y el “versus”, cada una de ellas con dos frases. Ambas partes tienen una unidad sustancial y expresan, sentimientos y conceptos distintos resaltando la melodía el significado del texto.

CORPUS

Christus factus est pro nobis obediens usque ad mortem,
mortem autem crucis. (Cristo se hizo, por nosotros, obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz.)

El “corpus” se mueve predominantemente en un tono más bajo, sobre la nota fundamental “FA” y, por momentos, desciende aún más.

Aquí se expresa principalmente la humildad de Cristo y el amor agradecido por todo lo que hizo por nosotros.

La melodía “agitada” acentúa la repugnancia natural que el corazón humano de Jesús sentía frente a la muerte y de la terrible lucha humana y espiritual que estaba afrontando ante ella. Pero a su vez, deja contemplar la entrega total de Cristo por medio de la obediencia amorosa.

VERSUS

Propter quod et Deus exaltavit illum,
et dedit illi nomen, quod est super omne nomen. (Por eso Dios lo ensalzó y le dio un nombre que está sobre todo nombre.)

El versículo tiene un carácter completamente diferente. Se esfuerza hacia arriba a la nota dominante “DO” e, incluso, por encima de ella.

Aquí se resalta la glorificación de Cristo, fruto de su intenso amor -pasión-. Así como el “corpus” narra lo que Cristo hizo por la humanidad, el “versus” narra lo que Dios Padre hizo por Cristo.

De algún modo ya se adelanta y percibe el repicar de campanas por la gloria de la Resurreción

SIMILUTUD CON OTRAS PIEZAS GREGORIANAS

Como sucede en muchas otras partituras, encontramos un gran parecido melódico con otros cantos gregorianos. Esto, lejos de interpretarse como “copia” o “falta de originalidad”, muestra precisamente una de las características principales del canto gregoriano, que es el concepto de “modalidad”. Es decir, todo el repertorio se agrupa fundamentalmente en 8 modos o tonos, cada uno de ellos con características similares.

Por ejemplo, este “Christus factus est pro nobis” tiene semejanza melódica con el gradual “Ecce sacerdos magnus”. Pero este parecido musical no es aleatorio o circunstancial, ya que dicha semejanza está ya en la base conceptual teológica del texto: “Cristo se hizo por nosotros…” porque “Es el Gran Sacerdote” o intercesor entre Dios y la humanidad.

El Hijo de Dios se encarna, padece, muere y resucita, para ser el Gran mediador entre Dios y los hombres.

TRADUCCIÓN

Cristo se hizo, por nosotros, obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz.
Por eso Dios lo ensalzó y le dio un nombre que está sobre todo nombre.
(Flp.2,8-9)

¡Comparte este contenido!

Schola Gregoriana

Queremos compartir con la Comunidad de habla hispana todos los conocimientos y experiencia sobre el Canto Gregoriano, a través de este sitio web y de las Clases Online sin costo.

Esta entrada tiene 17 comentarios

Deja un comentario