Lauda anima mea

LAPSUS "ADOBE FLASH PLAYER"!

Aquí hay un contenido FLASH que su navegador no puede mostrar. Intente nuevamente recargando la página (F5) o instale ADOBE FLASH PLAYER

Lauda anima mea

"¡Alaba alma mía al Señor!
Alabaré al Señor toda mi vida;
cantaré salmos a mi Dios mientras exista, aleluya."
(Sal.146,2)

Sinopsis: 

En la primera frase el salmista se exhorta a sí mismo con fervor a la alabanza a Dios: “¡alaba alma mía!”
Las siguientes dos frases son como las respuestas prácticas a ese llamado: “¡alabaré, cantaré, toda mi vida!”. Esta es la vocación del salmista, cantar y alabar a Dios durante toda su vida.
Pero sólo Dios puede conceder la gracia de realizar todo esto, por ello la palabra “Dominum” tiene en la melodía un lugar destacado.
Las terminaciones ascendentes de la primera “Dominum” y de “mea”, rítmicamente similares, transmiten una gran calma.
En la palabra “quamdiu”, los dos neumas en la sílaba átona (di) generan musicalmente un acento, lo cual quizás se explique por una costumbre del latín coloquial.
El "aleluya" final es común a todos los ofertorios del cuarto modo durante la temporada pascual.