Rorate caeli

LAPSUS "ADOBE FLASH PLAYER"!

Aquí hay un contenido FLASH que su navegador no puede mostrar. Intente nuevamente recargando la página (F5) o instale ADOBE FLASH PLAYER

Rorate caeli -introito-

"Destilad, cielos, como rocío de lo alto, derramad, nubes, la victoria.
Ábrase la tierra y produzca salvación, y germine juntamente la justicia".
Is.45,8

Sinopsis: 

Algunos ven en la melodía una descripción del rocío que desciende del cielo. Sin embargo, tiene una intención mucho más profunda.
El texto bíblico que antecede al aquí cantado dice que Dios toma a Ciro (pagano) y lo unge (mesías) para rescatar al pueblo de Israel que se encontraba oprimido. Inmediatamente después -continúa el texto- Yahvé promete la liberación y salvación de su pueblo. Seguidamente es donde aparece el texto que hoy se canta en este introito y surge como una especie de respuesta a la acción y promesa divinas.
El profeta Isaías asume el grito suplicante y profundo del pueblo israelita en su exilio y exclavitud. Con la esperanza de que esta oración penetre los cielos, ruega a Dios derrame la vida a fin de que, al unirse a la tierra, borte con ella la Salvación y la Justicia, o más precisamente según el texto de San Jerónimo (Vulgata) el Salvador y el Justo.
Como es común en el Antiguo Testamento, este pasaje es "tipo" o "figura" de aquel hecho del Nuevo Testamento que hoy la Iglesia se apronta a celebrar: Dios Encarnado nace en esta Navidad. La humanidad, sumida en la angustia del pecado, clama a Dios para que cumpla su promesa y así, al derramar su Vida Divina uniéndola a la naturaleza humana (unión hipostática en Jesucristo) surja el Salvador y Justo (nacimiento del Mesías).
Toda la Teología más profunda en su misterio se resume en este sencillo y profundo canto de Adviento o "Expectación del Mesías":
.- La humanidad está oprimida por el pecado
.- Dios le promete la salvación
.- La humanidad clama esa Salvación a Dios
Luego esta súplica se concretará en la Encarnación-Navidad:
.- Dios envía a su Ungido para rescatar a su pueblo
.- Dios "desciende" del cielo y se une a la tierra, la naturaleza divina se une hipostáticamente a la naturaleza humana en Jesucristo
.- De esta unión, surge o germina el Salvador, el Justo, que rescata a la humanidad
.- Del seno inmaculado de la Ssma. Virgen María germina la flor más hermosa que jamás nuestra humanidad ha producido