Ascendit Deus -alleluia-

LAPSUS "ADOBE FLASH PLAYER"!

Aquí hay un contenido FLASH que su navegador no puede mostrar. Intente nuevamente recargando la página (F5) o instale ADOBE FLASH PLAYER

Ascendit Deus -alleluia-

Dios asciende entre aclamaciones,
el Señor al sonido de trompetas.
(Sal. 47,6)

Sinopsis: 

Al igual que el verso para el introito, este texto está tomado del salmo 47, que es eminentemente adecuado para la Ascensión.
El salmo fue cantado originalmente después de una victoria obtenida por los israelitas y estaba destinado a decir cómo el Dios de la Alianza, entronizado sobre el Arca, fue llevado al Monte Sión en medio de la aclamación de su pueblo y el sonido de las trompetas.
En ese momento el Señor era invisible. Hoy Él asciende al cielo ante los ojos admirados de sus discípulos.
Él, nuestro Señor y Salvador, ascendió a lo alto por su propio poder, con gran regocijo de alma que hasta hace unas pocas semanas tenía el velo de la tristeza de muerte en el monte de los Olivos.
Gritos de júbilo igualmente le rodean al Señor. Es el canto de los ángeles, unos que le escoltan y otros que lo están esperando en el cielo. Es el canto de la comunidad de santos del cielo que con alegría inefable reciben de Cristo su recompensa eterna. Y es también el canto de la Iglesia Peregrina que contempla el misterio inconmensurable de la Redención.
Él es el Arca viviente de la Alianza, que lleva en su corazón la ley del amor redentor y el maná de la vida eterna, y ahora se sumerge completamente en la luz radiante de la Gloria.